Coleccionando atardeceres | Dresde

Coleccionando atardeceres | Dresde

No he encontrado otro título mejor para este post que no fuera este.  Y es que recordar nuestro viaje a Dresde es recordar sus increíbles atardeceres.

Llegamos a Dresde el día 5 de Agosto al mediodía después de 2 horas en tren desde Praga. El tren es el mismo que se usa para el interraíl así que buena parte del pasaje eran mochileros 😉 El viaje fue especialmente bonito ya que bordeamos las orillas del río Elba durante buena parte del recorrido así que las 2 horas pasaron rápido. No obstante no son los trenes más modernos y cómodos del mundo, pero la emoción del viaje compensaba todo.

Decidimos pasar por Dresde animados por las recomendaciones que estuvimos leyendo meses antes durante la preparación de nuestro viaje. Todas ellas aconsejaban  hacer un alto en el camino entre Praga y Berlín y conocer la preciosa capital de Sajonia y creerme que mereció la pena.

Conocida como La Florencia del Elba – salvando las distancias, obviously– por su magnífico patrimonio artístico, Dresde resultó totalmente arrasada a finales de la II Guerra Mundial en lo que fue una de los episodios más controvertidos de la contienda. Lo que hoy vemos es en gran parte una reconstrucción de lo que en su día fue y sin embargo sorprende. En especial su Alstadt o ciudad vieja donde se concentran los edificios más reseñables artísticamente hablando. Y es que Dresde es una de las capitales con más nivel artístico y cultural de Europa y muestra de ello no sólo su urbanismo de aires renacentistas y barrocos sino sus destacadas colecciones de arte. Auténticas joyas. Qué os va a decir una historiadora del arte…

dresde 1

Una vez en Dresde tomamos un taxi al hotel ya que no manejábamos muy bien el tema del transporte público en la ciudad -básicamente se mueven en  tranvía y no es muy barato que se diga-. Ya instalados buscamos un sitio próximo para comer y no tuvimos que andar mucho puesto que nuestro hotel (Melia Inside Dresde, maravilloso) estaba justo al lado de la plaza donde se ubica la barroca Frauenkirche (Iglesia de Nuestra Señora), un punto neurálgico  donde se alternan varias terrazas y restaurantes.

Comimos en un italiano delicioso y muy recomendable llamado L´Osteria, donde las raciones eran tremendas! Disfruté especialmente de esa comida porque además de comer fenomenal, la temperatura por fin era agradable! lástima que fuera a durar tan poco…

La primera tarde nos dio para ver lo más destacado del Alstad y cruzar al Neustadt (fotografías superiores) a través del puente de Augusto. El contraste entre ambas orillas es brutal y por ello sorprendente, la verdad que disfrutamos mucho de nuestro paseo por la parte nueva. En esta orilla prevalecen algunos palacios barrocos y edificios de los siglos XVIII y XIX pero también se extiende la ciudad más actual y contemporánea, muy del rollo Berlín, con un ambiente muy joven y cosmopolita.

Regresando al hotel contemplamos el primer atardecer en la ciudad y puedo confesaros que es uno de los atardeceres más bonitos que he coleccionado hasta el momento 😉 especialmente desde la terraza de Brülh lugar también conocido como el balcón de Europa. Una postal única.

IMG_20150805_202613~2

Al día siguiente y en plena ola de calor asfixiante decidimos pasar parte de la mañana haciendo algunas compras para poder refugiarnos del bochorno y conocer un poco sus tiendas para a continuación realizar el recorrido más cultural centrado en el Zwinger, el palacio barroco que actualmente acoge las mejores colecciones de arte y ciencia de la ciudad.

A nivel de compras no puedo destacaros mucho ya que no era esa mi intención, sin embargo me gusta curiosear las tiendas y también los supermercados de las ciudades que visito. A nivel de belleza destacaría Douglas, la cadena de perfumerías que también tenemos en España pero que incluye muchas más marcas interesantes como por ejemplo un stand de Mac, Smashbox y Zoeva entre otras. Pero fui fuerte ante la tentación y no compre nada 😉

Retomando el Zwinger, en sus jardines tuvimos que hacer un pequeño “break” y ahí me veis refrescándome los pies en sus fuentes como buena parte del resto de turistas. Os prometo que en mi vida me había visto en esta situación en un palacio barroco pero creerme que el calor no daba otra opción. Dresde es una ciudad de ambiente húmedo por la presencia del río y el calor se te pegaba sin remedio ya que lo del aire acondicionado no lo conocen mucho….

Verano del 2015 no te olvidaré.

dresde 2

A continuación visitamos la colección de porcelana, para mí la mejor y un referente internacional absoluto a nivel museístico. Increíble la cerámica de Meissen y qué decir de la colección oriental, hubiera pasado horas recreándome en cada una de sus piezas y es que servidora es una friki del arte oriental y en especial de su cerámica, especializarme en esta materia es mi particular espinita clavada y confieso que fue toda una sorpresa toparme con semejante colección. Lástima que contábamos con poco tiempo y el calor no hacía muy llevadera la visita….

Excelentes también su pinacoteca de Antiguos Maestros con obras de Rafael, Tiziano, Rembrandt…. y la colección de Matemáticas y Física, especialmente curiosa esta última y muy cuidada. Obviamente siendo historiadora del arte este tipo de visitas nunca faltan en mis viajes y además al medio limón le gustan mucho pero no para todo el mundo son visitas obligatorias así que si vais con poco tiempo a Dresde podéis obviar estas colecciones totalmente.

Abandonamos el Zwinger cuando cerraban las exposiciones – hay que tener muy en cuenta los horarios, muy distintos a España- y después de un merecido refrigerio continuamos recorriendo sus calles, haciendo una parada obligatoria en el Mosaico del desfile de los Príncipes, situado en el costado del gran palacio presidencial y disfrutando de un nuevo atardecer a las orillas del Elba.

Dresde 4

Sin duda Dresde fue una grata sorpresa. Resulta un destino bastante desconocido y que incluso me habían dibujado bastante aburrido al ser una ciudad casi reconstruida en su totalidad, sin embargo ese contraste entre la ciudad vieja y la ciudad nueva me cautivó y qué decir de sus atardeceres….no obstante la recomiendo como ciudad de paso bien desde Praga, desde Berlín….ya que como destino único quizás quede algo pobre. En un día basta para ver lo principal y con dos creo que es más que suficiente.

Respecto a la gastronomía, en Dresde ya nos iniciamos con las especialidades alemanas como el Currywurst – que no es otra cosa que una salchicha alemana con salsa curry-, sus conocidos codillos y por supuesto la cerveza. No obstante también hay mucha oferta “internacional” adaptada al turismo y como os he dicho al inicio optamos por un italiano delicioso en el que repetimos.

De este viaje en general, pero de Dresde y de Berlín (siguiente y última etapa) en particular, destacaría que son ciudades ideales para viajar con niños, disponen de muchos espacios al aire libre pensados para ellos, actividades, las bicis con sus remolques adpatados….me llamó mucho la atención la cantidad de turistas precisamente con niños. Son ciudades también muy adaptadas para moverse en bici y pasear con perros, puedes llevarlos en transporte público sin problema y además las calles no son un campo de minas. Son detalles que llaman mi atención cuando salgo de España pero también he de deciros que aprendo a valorar otros muchos de los que tenemos aquí ^^

Y con esto acabo mi diario de Dresde, en breve os cuento todo sobre Berlín 😉

¿Conocéis Dresde?

¿Qué os ha parecido?

Algunos datos de interés:

* Lo aconsejable es destinar un día o a lo sumo dos a la ciudad, lo principal se puede ver en un día y por ello volar bien a Praga o a Berlín, siendo una ruta más económica que viajando directamente a Dresde.

* Llegar a Dresde en tren resulta bastante cómodo y son apenas 2h. Nosotros compramos los billetes en esta web donde tienen bastantes ofertas. 

* Si vais con poco tiempo, imprescindibles: las vistas desde la terraza de Brühl, paseo por el Alstadt y el Zwinger.

* Os recomiendo este artículo con otros sitios de interés además de los que he mencionado si vais con tiempo.

4 Comentarios

  1. 27 octubre, 2015 / 8:37 pm

    Que sepas que este año te seguí por todos tus Snapchats! A mi me pilló el toro y no pude organizar unas vacaciones como dios manda y me quedé de turisteo por las carreteras españolas y disfrutaba muchísimo por esa ventanita de vídeos al exterior.

    Las fotografías son impresionantes y el viaje me ha parecido en su totalidad una maravilla. Un destino fijado para un futuro no muy lejano.

    Un beso

    • Raquel Herrán
      Autor
      28 octubre, 2015 / 10:13 am

      Me alegro que te gustara! a mí tb me encantan los snaps de viajes ^^

      Tengo pendiente aún el post de Berlín pero ese lleva mucho más tiempo. Sin duda un destino muy recomendable, no lo dudes!

      Un bsazo!

  2. 3 noviembre, 2015 / 8:38 pm

    Me encanta tu blog, ¿ como aplicaste ese “LEER MÁS”‘? Queda requeteperfecto muy organizado todo, me encanta. besooos :*

    • Raquel Herrán
      Autor
      4 noviembre, 2015 / 8:56 am

      Muchas gracias! pues es una opción que dan tanto blogger como wordpress en la configuración de entrada. En la barra donde pone negrita, cursiva…formato….hay una opción que es “Incluir leer más” y te permite introducir este salto donde tu quieras para acortar la entrada 😉
      Espero haberme explicado bien!

      Un bso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Looking for Something?