Expectativas vs. realidad

Expectativas vs. realidad

Son varios los post con los que podía haber inaugurado la nueva temporada del blog y sin embargo he optado por una premisa que considero realmente importante.

Es una reflexión de esas que de vez en cuando os planteo en relación al mundo de la cosmética y aunque no deja de ser una reflexión personal, creo que quizás puede ayudaros a entender mejor vuestra piel, optimizar vuestros cuidados y en definitiva ver el mundo de la cosmética desde otro punto de vista.

Considero que tener unas expectativas reales, en la vida en general y  respecto a la cosmética en particular, es un punto de partida necesario, muy necesario! No me refiero simplemente a no creerse todo lo que nos venden sino a tener la capacidad de cuestionar y decidir con cierto criterio en qué invertimos y sobre todo, qué estamos aplicando a nuestra piel. Para ello lo mejor es tener curiosidad por saber y formarse una opinión, actualmente tenemos acceso a mucha y muy diferente información – y desinformación también, soy consciente- pero considero que es necesario asumir cierta responsabilidad a la hora de comprar cosmética.

No vale con ver que a X Blogger o Youtuber le va fenomenal este producto. Soy consciente que mis publicaciones generan este efecto en gran medida, pero no es esa mi intención ni mucho menos, no pretendo generar un consumo equivocado, innecesario o irresponsable sino transmitir mis conocimientos y mi experiencia y ayudaros en vuestra elección en la medida en que sea posible.

Nos olvidamos de lo básico y más importante, la piel es nuestro órgano más extenso y no nos ceñimos a una cuestión estética, sino a una cuestión de salud. Es curioso pero al cuidado de la piel se le suele dar una importancia menor o secundaria respecto a otras patologías, quizás por desconocimiento o quizás porque entorno a este mundo del cuidado personal no deja de existir cierto matiz frívolo o superficial.

Es importante saber que cada piel aunque se clasifique como mixta o grasa tiene sus particularidades (en breve os hablaré de los “tipos de piel”), ninguna piel mixta es igual a otra, de ahí la importancia de saber y conocer un poco más, no hace falta ser una experta en el campo, simplemente tener claros algunos conceptos. Nadie mejor que vosotr@s para conocer vuestra piel – lo que no quita la importancia de un buen consejo profesional-.

Muchas veces recibo consultas/opiniones sobre productos que habéis comprado y no sabéis cómo usarlos o para qué sirven, que no os funcionan o de los que no habéis obtenido los resultados esperados pero…vayamos por partes, ¿nos hemos parado a pensar si de verdad necesitamos ese producto? si se adapta a nuestro tipo de piel o necesidades? o ¿si nuestras expectativas respecto a él se ajustan a la realidad? con esto qué quiero decir, primero que pensemos siempre antes de comprar pero sobre todo que la cosmética llega hasta donde llega, es necesario tener muy claro que una hidratante no va a quitarte las arrugas ni tampoco un ácido exfoliante va a hacer que tus poros desaparezcan aunque el reclamo publicitario así lo prometa (posiblemente la legislación en publicidad también sería un tema muy interesante pero no es momento).

Pongo el ejemplo de los poros porque es una consulta habitual, los poros no pueden eliminarse ( forman parte de nuestra dermis e influyen en ellos muchos factores ) pero sí puede minimizarse su apariencia. Posiblemente partiendo desde esta perspectiva nuestra percepción/opinión sobre un producto sea bien distinta, otra cosa es que te funcione mejor o peor, sea menos efectivo….pero los poros van a seguir ahí. Podría aplicar el mismo planteamiento a ojeras, manchas, estrías…rutinas en general…y ya no hablemos del “Toxic Free” o esta tendencia a la Quimiofobia...

Está claro que el marketing de la industria cosmética es feroz, pero de nosotr@s depende dejarnos llevar o ser realistas en cuanto a qué podemos esperar de un cosmético y si éste se adapta a nuestras necesidades. Insisto mucho en que os forméis una opinión propia sea la que sea pero de verdad creo que es importante tener una perspectiva ajustada a la realidad y no dejarnos llevar por campañas de publicidad y falsas promesas- rrss inclusive-. Tener un pensamiento crítico es una cuestión de responsabilidad y precisamente con esa intención surgió Madlyeklectic, yo os facilito la información y mi opinión pero sois vosotr@s las que tenéis que decidir sí o no.

8 Comentarios

  1. Lourdes
    3 diciembre, 2018 / 12:38 pm

    Que razón tienes Raquel
    Hoy en día nos bombardean con cosmética milagrosa.
    He de decir que yo eché el freno por una mala situación personal y económica, porque cambió mi prioridad en poder darle lo que necesirara a mi hijo y dejar a un lado mi necesidad.
    Ahora compro menos, consumo menos y pienso mucho en donde gasto el dinero y he de decir que mi piel al no tener tanto producto está mejor.
    Gracias siempre por tus consejos y por darnos las cosas tan mascaditas.
    Besos

  2. Paula
    3 diciembre, 2018 / 3:04 pm

    Bienvenida de nuevo! Echaba mucho de menos tus posts, siempre tan bien escritos e informativos.
    Gracias por todo el trabajo que nos dedicas.

  3. Virginia
    3 diciembre, 2018 / 8:24 pm

    Que alegría la vuelta al blog!!!!!
    Cuánta razón llevas, me encanta cuándo recomendáis productos pero soy muy consciente de lo que necesito, lo que le va a mi tipo de piel y sobre todo a mi bolsillo.
    Un besote Raquel.

  4. Raquel
    3 diciembre, 2018 / 9:47 pm

    Estupendo post, como siempre. Da gusto leerte con lo bien que escribes. Y cuánta razón.

  5. Liliana
    4 diciembre, 2018 / 10:27 am

    Bienvenida de nuevo! Tienes toda la razón Raquel, a mi me encanta que nos enseñes nuevos productos porque nos acercas a nuevas marcas, pero evidentemente, llevo muchísimos años cuidándome la piel y nadie mejor que yo sabe lo que le mejor le funciona. Al principio me llevaba más desengaños, ahora ya ni me acuerdo del último. En esta época desenfrenada en la que el capitalismo nos quiere echar el guante a cualquier precio, por cualquier vía y a todas horas hay que ser bien consciente de lo que necesitamos y de lo que realmente podemos invertir, y no comprarnos 4 serums maravillosos en una oferta fantástica para después preguntarnos si realmente los necesitamos. ¡Huyamos de las comprar impulsivas, por favor!

  6. 4 diciembre, 2018 / 10:50 am

    Totalmente de acuerdo. Ahora que trabajo en comercio oigo comentarios, tanto por parte de las asesoras como de las clientas, que me dejan asombrada… Acto seguido, siempre pienso en que debemos informarnos y si es posible formarnos, desarrollar sentido común y criterio propio cuando compramos cosmética. Como bien dices, como clientas también tenemos cierta responsabilidad.
    ¡Un saludo Raquel!

  7. Ana (anabll100)
    6 diciembre, 2018 / 5:46 am

    Qué ilusión volver a leerte!!
    Mi situación ecoómica no me permite comprar a lo loco y eso me ha ayudado a no entrar en esa vorágine de comprar sin sentido. Me pasó hace unos años con el maquillaje y aún voy gastando lo que tengo, me niego a comprar un colorete más teniendo 5 en el cajón.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que es muy muy fácil dejarse llevar por esta locura, supongo que también depende de a quién lees. Precisamente tu hablas de muchas marcas y productos pero tus reviews me parecen perfectas porque con lo que dices del producto me es muy fácil saber tanto si lo necesito como si me puede ser útil. Por eso a mi me encanta cuando la gente habla de algo que no le gusta, puede que sus razones para rechazar un producto sean las que a mi me hagan elegirlo.
    Así que, como ves, me quedo esperando los posts que tienes en el horno 😉

  8. 7 diciembre, 2018 / 11:49 am

    Siempre es un gusto leerte, Raquel, que bueno que estés de vuelta.
    Y estoy de acuerdo, para que una piel luzca bonita hay que conocerla y mimarla.

    ¡Un besote!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Looking for Something?