Tipos de piel y su estado | Rutinas faciales

Tipos de piel y su estado | Rutinas faciales

Hace semanas iniciaba una breve Guía básica sobre Skincare para intentar asentar conceptos básicos y ayudaros en la no fácil tarea de diseñar vuestra rutina.

Es innegable que el mercado cosmético vive su particular “boom”, la cantidad de lanzamientos y productos es abrumador y ni que decir las tendencias cosméticas…por eso y después del post Skincare ¿por dónde empiezo? hoy hablamos de tipos de piel y sus necesidades.

Tipos de piel y necesidades

A la hora de buscar una rutina facial efectiva resulta prioritario conocer no sólo nuestro tipo de piel sino también su estado y sus necesidades.

A grandes rasgos en dermocosmética clasificamos el tipo de piel según biotipos, atendiendo a sus propiedades de homeostasis y a las secreciones glandulares (sudor y sebo básicamente) que forman el manto hidrolipídico de la piel. No obstante se deben tener también en cuenta factores genéticos y ambientales que pueden modificar sustancialmente las características de la piel.

A principios del siglo XX Helena Rubinstein clasificó en 4 los tipos de piel: seca, grasa, mixta y sensible. Sin embargo el paso de los años y los avances científicos han permitido valorar otros aspectos igualmente importantes a la hora de tratar nuestra piel como son la pigmentación, la elasticidad, la sensibilidad…digamos que esta clasificación se creó desde un punto de vista comercial para facilitar la atención al cliente y a grandes rasgos sigue siendo práctica hoy en día, no obstante insuficiente.

Entonces….¿nos olvidamos de piel mixta, grasa…?

NO. En función de las secreciones que nuestra piel produce podemos clasificar una  piel como normal, mixta, grasa o seca sin embargo es igual de importante tener en cuenta otras particularidades como su estado en cuanto a hidratación, sensibilidad, pigmentación…factores que pueden ir cambiando en base a factores genéticos, hormonales, climatológicos…bien de forma temporal o permanente.

Comercialmente seguiremos hablando de piel mixta, grasa….y a la hora de afrontar la elección de productos nos seguirá siendo útil esta clasificación -al menos esa es mi percepción- sin embargo para optimizar nuestras rutinas necesitamos algo más.

Pero vayamos por orden y ejemplifiquemos con una breve guía los tipos de piel y sus necesidades:

PIEL NORMAL O EUDÉRMICA – Es una piel equilibrada en hidratación y producción de sebo caracterizada por una textura regular, poros finos, buen tono general y ausencia de imperfecciones. Una piel sin grandes problemas pero no por ello deja de necesitar una rutina de cuidados básica: limpieza e hidratación.

¿Conocéis muchas pieles normales? Yo no la verdad…normalmente este tipo de piel corresponde a pieles muy jóvenes o bebés.

PIEL GRASA- Se caracteriza porque sus glándulas producen grasa en exceso y presenta poros dilatados, brillos y tendencia a las imperfecciones (acné, comedones, puntos negros…). Suele tratarse de una piel gruesa y apagada.

Fundamental en este tipo de piel ser constantes con la limpieza y optar por productos que ayuden a controlar ese exceso de sebo sin deslipidizar la barrera cutánea. No abusar de rutinas oil free ni matificantes.

Y sí, las pieles grasas también necesitan hidratación, lo importante es dar con la textura idónea y optar por ingredientes no oclusivos ni comedogénicos.

PIEL SECA O ALÍPICA- Es una piel fina, poco elástica con escasa producción de sebo, por ello suele presentar un aspecto mate y sensación de tirantez e incluso irritación. Suelen ser pieles sensibles.

Este tipo de piel requiere un limpiador suave, sin jabón, que no reseque tipo bálsamo o leche y una hidratante fundente y nutritiva que logre compensar la carencia de lípidos y calme la tirantez.

La piel por lo general se va volviendo más seca con la edad debido a la disminución en la producción de lípidos y a la pérdida de agua.

PIEL MIXTA- En este tipo de piel confluyen las dos mencionadas anteriormente. Es una piel con necesidades muy diferentes según la zona, habitualmente la zona T más grasa con poros más dilatados y las mejillas y demás zonas del rostro normales o con tendencia seca.

Esta clasificación es la más habitual, la gran mayoría respondemos a una piel mixta y la explicación es sencilla. Nuestro rostro tiene más glándulas sebáceas en la zona T, en consecuencia nuestros poros pueden estar más marcados, podemos tener puntos negros…etc.

A partir de esta clasificación más básica Baumann amplió los tipos de piel hasta un total de 16, este sistema está recogido en el libro “The skin type Solution” y podéis consultarlo en esta web. Parte de una clasificación según 4 parámetros de piel: Seca o Grasa, Pigmentada o no pigmentada, Sensible o Resistente y Elástica o Arrugada hasta llegar a un total de 16 tipos de combinaciones distintas.

Una vez claro nuestro tipo de piel es igual de importante conocer su estado y características, aspectos que pueden variar considerablemente a lo largo de nuestra vida y pueden estar determinados por muchos factores: genéticos, hormonales, climatológicos…debemos de tener en cuenta su grado de sensibilidad, hidratación, pigmentación, presencia de arrugas, rojeces…siendo los más habituales la piel sensible o la piel deshidratada que pueden afectar indistintamente a cualquier tipo de piel ya sea seca o grasa por ejemplo.

Factores para identificar nuestro tipo de piel

    • HIDRATACIÓN: La capa externa de nuestra piel es la encargada de retener la hidratación y producir sebo, en función de su estado podemos hablar de una piel Seca (Dry): una piel que se siente tirante, sin brillo y a veces con pequeñas zonas escamadas o bien de una piel que, por el contrario tiende a brillar con facilidad y exceso, una piel grasa/oily (O).
    • SENSIBILIDAD: Hablamos de piel sensible (S) o Resistente (R). Una piel sensible (S) podrá ser identificada si presenta rojeces, acné, rosácea… es por lo tanto una piel que presenta una barrera menos resistente y una mayor respuesta inflamatoria, es una piel más vulnerable . Sin embargo, hablaremos de una piel resistente (R) cuando la capa externa de la piel se encuentre en mejor estado,  sufrirá menos alteraciones y rara vez reaccionará a algún producto (excepto ante alergias o casos muy puntuales).
    • PIGMENTACIÓN: este es muy simple, hablaremos de pieles pigmentadas (P) cuando éstas tengan tendencia a producir manchas, ya sean postinflamatorias o por manchas solares, pecas, etc. Por el contrario, hablaremos de pieles no pigmentadas (N).
    • ARRUGAS: Por último, hablaremos de pieles que tengan más predisposición a tener arrugas (incluso de forma prematura, con independencia de su edad): arrugada/wrinkled (W) y de las que no tienen arrugas o tienen menos probabilidades de tenerlas: estirada/tight (T).

El estado de nuestra piel puede ser definitivo a la hora de valorar qué rutina necesitamos pero ¿qué tratamos primero? Lo habitual es encontrarnos pieles con más de una preocupación véase la mía: piel mixta/seca, sensible y fina con tendencia a la deshidratación, con tantos frentes abiertos ¿qué problema/necesidad priorizo en mis rutinas?

    • Sensibilidad. Sin duda lo primero que debe preocuparnos con independencia de nuestro tipo de piel, especialmente pieles reactivas, atópicas, con rosácea, cuperosis…son pieles más frágiles y por ello requieren especial cuidado. Si vuestra piel es sensible, priorizad este aspecto por encima de todo y acudir a un dermatólogo.
    • Deshidratación. Posiblemente un alto % de las que me esteís leyendo tengáis la piel deshidratada fruto de rutinas inadecuadas o factores externos como puede ser el clima. Una piel deshidratada es una piel apagada, grisácea que incluso sufre de acné o brillos como respuesta a esa falta de hidratación, en un mecanismo de defensa que nuestra piel intente equilibrarse generando más sebo. Una piel bien hidratada es una piel en mejores condiciones para hacer frente a los agentes externos, por ello es un factor importante a tener en cuenta.
    • Acné. Un problema ni mucho menos limitado a la pubertad, cada vez más el acné adulto es uno de los principales quebraderos de cabeza de las mujeres y puede deberse a múltiples factores: hormonales, estrés. alimentarios…Es importante conocer el origen de ese acné para lograr dar con un tratamiento adecuado.
    • Hiperpigmentación. Se debe a un exceso en la producción de melanina que genera manchas oscuras. Y en este tema particularmente os digo que la cosmética llega hasta donde llega, hay activos que resultan muy eficientes tratando manchas pero en buena parte de los casos la solución es acudir al dermatólogo y valorar opciones médicas tipo IPL, Radiofrecuencia, peelings profesionales …etc.

En conclusión, no os quedéis únicamente con la etiqueta “piel mixta o grasa” ni tampoco en vuestra edad, ir más allá si queréis optimizar vuestras rutinas y obtener resultados reales. Aspectos  como el clima en el que vivimos, las medicaciones que tomamos o nuestro ritmo de vida influyen enormemente en el estado de nuestra piel, por eso siempre os insisto que nadie como vosotr@s para valorar realmente qué necesita.

La industria cosmética ha impuesto muchos mitos que condicionan rutinas completamente equivocadas o tendencias sin sentido pero poco a poco se van superando!

20 Comentarios

  1. Lourdes
    13 enero, 2019 / 10:01 am

    Gracias Raquel por este post.
    Es muy esclarecedor y explicas muy bien los tipos dr piel.
    Ahora a buscsrt productos que vayan bien.
    Un beso

    • Raquel Herrán
      Autor
      26 enero, 2019 / 10:29 am

      No es tarea fácil pero con cierta curiosidad y buena información/asesoramiento se puede! 😉

  2. Liliana
    13 enero, 2019 / 10:55 am

    Qué bien te explicas Raquel, una exposición impecable! Totalmente de acuerdo en que lo que primero hay que tratar es la sensibilidad

    • Raquel Herrán
      Autor
      26 enero, 2019 / 10:28 am

      Eso es fundamental! y ser conscientes de que el uso de rutinas inadecuadas o el uso/abuso de ciertos productos puede sensibilizar la piel!!

  3. Raquel
    13 enero, 2019 / 10:56 am

    Que súper interesante Raquel!! Muchas gracias por este post, la verdad es que cada piel es un mundo! Yo fui a una esteticista y me dijo que mi piel era mixta… Ya no le digo nada a nadie porque es entrar en una discusión. Yo tengo marcas de acné, acné causado por la mala alimentación y por el estrés; automáticamente cuando te ven las marcas de acné te dicen que tu piel es mixta o grasa… Y para nada, la mía o es normal deshidratada sensible o es nornal tirando a seca y sensible… No sabría catalogarla, pero te aseguro que grasa no es, porque cuando procedo a maquillarme como no me hidrate bien la piel la base se me cuartea o incluso se absorbe… Jamás me sale un solo brillo. Y tengo el poro en algunas zonas dilatado (que eso sería propio de una piel grasa, pero como te he comentado no es el caso). lo que he aprendido es a escuchar a mi piel y darle en las rutinas lo que cada día me pide. Y gracias a tus post y a los de otras compañeras voy aprendiendo a valorar y saber que darle en cada momento. Así que muchas gracias por este post tan maravilloso 🙂

    • Raquel Herrán
      Autor
      26 enero, 2019 / 10:34 am

      Eso es, una piel mixta es la clasificación más común pero realmente esa clasificación es sólo un punto de partida, lo importante son las necesidades de tu piel y lograr un equilibrio.

      Una piel grasa puede estar perfectamente deshidratada y producir exceso de sebo como respuesta a la falta de agua, pero el hecho de tener marcas de acné o granitos no es concluyente para ese diagnóstico.
      Por eso os insisto tanto en que nadie como vosotras para entender vuestra piel, al fin y al cabo vivimos en ella 😉

  4. 13 enero, 2019 / 11:02 am

    Cómo me gusta leerte. Se aprende tanto contigo!

    • Raquel Herrán
      Autor
      26 enero, 2019 / 10:35 am

      Me alegro que os guste el contenido ^^

  5. Maria jose
    13 enero, 2019 / 12:08 pm

    Holaaa Raquel

    No me extraña que seas un referente en cuidado de piel. Un post super didáctico y muy,muy trabajado. ¡Enhorabuen! Besitos mil.

    • Raquel Herrán
      Autor
      26 enero, 2019 / 10:36 am

      Gracias ^^

  6. Mónica
    14 enero, 2019 / 10:23 am

    Muchas gracias por tu post me encanta leerte,esclarecedor,cada tipo de pieles un mundo,y depende mucho de los cuidados edad y clima dónde se viva totalmente de acuerdo.Mí piel es normal-sensible muy fina,de 50años con rojeces y cuperosis,alguna mancha localizada.Y por eso este mes pasado aprovechando viaje a mí ciudad Barcelona,me hice un estudio de la piel en @bcapothecary todo un acierto.

    • Raquel Herrán
      Autor
      26 enero, 2019 / 10:37 am

      Mª Luisa y su equipo son excelentes profesionales!! lástima no tenerla más cerca pero sus recomendaciones son siempre un acierto!

  7. BELINDA MARTOS
    14 enero, 2019 / 7:36 pm

    Muy buen post, cada piel tiene unas necesidades, independientemente de la edad,… influye tambien mucho el clima y para mi la base fundamental de todo, una buena limpieza facial!. Lo unico que me deja siempre algo desconcertada, es lo del tipo de piel, ya que a la mayoria de gurùs de la belleza, como yo os llamo, os extraña una piel NORMAL!, tengo 48 años, y creo por todo lo que explicais de como son los tipos de piel, asi la tengo, ya que no la tengo sensible, ni reactiva, no tengo grasa en la zona T, ni seca en otras zonas, no tengo zonas de sequedad ni tirantez, y mis poros no son nada dilatados, es más no los veo.. y tengo alguna que otra mancha, más bien creo que del exceso de sol(y por qué durante muchos años, no us´´e protector solar)con lo cual todo me lleva a pensar, pese a mi propio excepticismo es que la tengo normal. Siempre no fué asi, la tenia mixta, pero creo que una cosntante y buena rutina de limpieza facial, y una buena hidratación, esencias,acidos, retinoides, serums antioxidantes, peptidos, vitamina C, aceites y hilauronico,y protector solar,he conseguido que se conviertiera, en lo que creo que es hoy, una piel normal.
    Por eso para mi es más complicado encontrar esas rutinas adaptables o que yo vea hechas para mi, ya que busco, reactivar colageno, firmeza, atenuar líneas de expresion y hidratar
    te sigo y te felicito y te doy las gracias por tosos tus aportes, besitoss

    • Raquel Herrán
      Autor
      26 enero, 2019 / 10:50 am

      Con piel normal nos referimos al equilibrio casi perfecto entre agua y sebo presente en el manto hidrolipídico y es algo que actualmente se ve muy poco (lo cual no quiere decir que no exista!), pero suele limitarse a pieles infantiles.

      Una cosa es la clasificación según según biotipos, atendiendo a sus propiedades de homeostasis y a las secreciones glandulares (sudor y sebo básicamente) y otra cosa son las necesidades de la piel o condiciones especiales como sensibilidad, acné, pigmentación…son clasificaciones diferentes pero que se complementan.

      A simple vista puede parecer una piel normal sin grandes “problemas” pero si te realizan un diagnóstico con una buena máquina que mida todos los parámetros necesarios creo que el equilibrio perfecto entre agua y sebo es complicado de diagnosticar simplemente por la vida que llevamos, el clima en el que vivimos…lo que no significa que tu piel no se mantenga en buenas condiciones o tenga unas necesidades simplemente básicas.

      Espero haberme explicado!

  8. 16 enero, 2019 / 12:11 pm

    Es muy completo, la verdad que hoy en día muchísima gente aún no conoce el tipo de piel que tiene y debe ser básico para saber cuidarla.
    Un besito guapa 🙂

    • Raquel Herrán
      Autor
      26 enero, 2019 / 10:51 am

      Es un punto de partida necesario para tener una buena rutina, acertar con los productos adecuados y ahorrar dinero!

  9. 23 enero, 2019 / 9:41 am

    Siempre disfruto tanto al leerte… estoy segura de que esta entrada será super útil.
    Y sobre los tipos de piel, yo lo sufro en mi, de ser super grasa a volverse mixta y bastante sensible o deshidratada dependiendo de épocas y muchos factores.

    ¡Un besote!

    • Raquel Herrán
      Autor
      26 enero, 2019 / 10:53 am

      Eso es, hay muchos factores que influyen en nuestra piel, no es algo estático!! por eso es importante conocer esas necesidades y saber darles una adecuada respuesta!

      Besos!

  10. Maria Eugenia
    2 febrero, 2019 / 9:21 pm

    Me gusta mucho leer todo lo que publicas , como cosmetologa aprendo cada dia mas y mas …me encanta Gracias !!!!

  11. 7 marzo, 2019 / 11:47 pm

    Yo tengo la piel mixta y en algunas zonas de mi cuerpo sensible. Sobretodo en las manos. Me hidrato las manos con una crema de Khiel’s regeneradora (Ultimate Strength Hand Salve) y me la echo cada vez que me lavo las manos!!!

    Es un horror. Porque debo echarme la crema como 40 veces al día. Y si no la echo mi piel se tensa y no puedo ni estirar las manos.
    Tengo dermatitis por contacto. Cuando me dan brotes tengo que echar cremas con corticoides. Y bueno, por suerte con esa crema los voy controlando… Me da cada 6, 8 meses. El caso es que la piel de mis manos está muy tirante, se irrita con cualquier producto de limpieza, se quema… Es decir, no tengo huellas dactilares. Y no por nada… simplemente se gasta.

    Me dijeron que la dermatitis si no la controlas muy bien se extiende por todo el cuerpo. 🙁

    Por suerte solo la tengo en las manos e intento tenerla muy controlada. ¿Sabes de algún producto bueno para estos casos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Looking for Something?