Bien sabéis que no me obsesiona el tema de los ingredientes cosméticos bajo la perspectiva alarmista bajo la cual hoy se analizan muchos y sin embargo es un aspecto al que me gusta dedicarle algunas líneas en mi blog cuando os hablo de productos, simplemente porque creo importante conocer qué estoy usando en mi piel, no sólo para evitar problemas sino para poder optimizar al máximo mis rutinas, sacar el máximo partido de la cosmética y también para ofreceros toda la información posible y que vosotras decidáis si os interesa o si por el contrario descartáis el producto por la razón que sea.

Por ello continuo con la serie dedicada a los Ingredientes cosméticos desde el punto de vista de una beautyfreak en proceso de formación en este campo, por eso intentaré haceros este tema lo más accesible posible con el fin de que vosotras mismas tengáis un conocimiento básico y podáis valorar qué estáis comprando.

Esta serie comenzó hace meses con mis fuentes básicas sobre ingredientes cosméticos y algunos aspectos básicos de cómo yo entiendo la cosmética – creo que es importante que sepáis cual es mi visión y si encaja con la vuestra- así que hoy continuamos leyendo etiquetas.

Ver Post

Mádara es una firma letona de cosmética natural que irrumpió por casualidad hace unos meses en mi rutina y que auguro que ha llegado para quedarse ( y eso viniendo de una beautyfreak  ya dice mucho).

Es una firma líder de cosmética ecológica procedente del norte de Europa, respaldada no sólo por múltiples premios de belleza sino también por numerosos estudios científicos sobre las virtudes y propiedades de las platas silvestres nórdicas.

Ver Post

La Vitamina C es uno de los activos más usados en cosmética en base a sus múltiples propiedades:
– Antioxidante, combate los radicales libres y potencia la efectividad de filtros solares.
– Despigmentante, inhibe la pigmentación de la piel inhibiendo la enzima tirosinasa.
– Activa la síntesis de colágeno ya que protege las enzimas hidroxilasas implicadas en su síntesis, mejorando la hidratación, textura y elasticidad de la piel.
– Regenera la vitamina E.
– Tiene propiedades antiinflamatorias, por ello se usa en casos de acné, eritema o dermatitis inflamatoria.

Ver Post

*Los productos señalados han sido facilitados sin compromiso alguno de review o publicación.

Seguimos con la guía The Ordinary – podéis ver post anteriores aquí y aquí– y hoy le toca el turno a los ácidos utilizados en cosmética, un tema que llama mucho vuestra atención pero sobre el que se generan también muchas dudas.

Bajo el término ácidos se engloban distintos ingredientes cosméticos con funciones diversas. Por lo general cuando nos referimos a ácidos cosméticos nos referimos al grupo de los hidroxiácidos – dentro del que se engloban AHA y BHA-, ácidos con una función regeneradora y exfoliante utilizados en peelings y tratamientos antienvejecimiento. Sin embargo no son los únicos bajo este nombre y a veces os surgen las dudas como es el caso del ácido hialurónico que nada tiene que ver, os hablé de él aquí.

Ver Post